lunes, 28 de julio de 2008

Kabul Disco, 1: Conocer Afganistán a través de la mirada de Nicolas Wild

Kabul Disco es una historia simpática por la cercanía que trasmite su autor, Nicolas Wild. En ella nos cuenta con sencillez, humor e ironía su viaje a Afganistán para realizar una versión gráfica y didáctica de la constitución del país, dirigida a públicos desconocedores de la lengua escrita. En la trayectora de las magníficas Shenzhen y Pyongyang, las dos crónicas visuales de Guy Delisle sobre sus viajes de trabajo a estas ciudades, es por tanto una novela de viaje de tipo autobiográfico con el encanto de la sinceridad que transmite a través de la espontaneidad aparente de los dibujos y la naturalidad del relato.

Un interés adicional es que permite reflexionar sobre la dimensión didáctica de los cómics, sobre la función socializadora de la imagen en sociedades no lectoras, también sobre la posible instrumentalización política de los cómis...

Esperemos ahora que nos llegue pronto la edición de Ponent Mon de su continuación.

viernes, 18 de julio de 2008

Más sobre autobiografía y padres: Fun Home de Alison Bechdel


Mi lectura de estos días ha sido Fun Home, un cómic autobiográfico que me ha impresionado. Una coincidencia más con la Semana Negra de Gijón, donde se ha estado revisando el género autobiográfico en los cómics de la mano de algunas de las figuras más relevantes de esta corriente. (Véase Spain Rodríguez convierte al Che en personaje de cómic en El País de 20 de julio, donde aparece con Phoebe Gloeckner, otra gran autobiógrafa).
 Pero vayamos con Fun Home: Es un sincerísimo y brillante ejercicio de revisión de la propia vida de su autora, Alison Bechdel. La historia gira alrededor de su infancia y adolescencia en una familia marcada por la homosexualidad no declarada de su padre, las pequeñas pero onmipresentes obsesiones de éste, y la literatura. La autora hace un esfuerzo por comprenderse a sí misma y a sus padres, en un proceso que realiza de la mano de la lectura de decenas de obras literarias donde encuentra referencias e identificaciones con las vidas que va contando. Su padre hace de guía e iniciador en la literatura, y la historia enlaza ésta con la vida de los protagonistas. Otro cómic, por tanto, donde la lectura y las bibliotecas están bastante presentes, y que desde luego merece la pena leer...



Hotel Harbour View: el cine negro en el cómic

Una vez leido Hotel Harbour View lo veo quizás como una obra menor de Jiro Taniguchi, aunque me ha gustado conocerlo. Es un intento de llevar al cómic un relato con el estilo del cine negro. Hay esfuerzos gráficos notables por capturar el movimiento, el instante (representado por el disparo o la trayectoria de la bala justo antes de impactar en la víctima), junto a los temas de este tipo de historias: el destino bajo la forma de fatalismo, la muerte, la necesidad de cumplir un papel por encima de los sentimientos...
En esta imagen hay un encuentro casual en la sección de cómics de una libreria de los dos protagonistas destinados a enfrentarse.

martes, 15 de julio de 2008

Prolegómenos a la lectura de Hotel Harbour View, de Jiro Taniguchi: una lección de cómo leer historietas, según Andreu Martín

Busqué este cómic por la curiosidad que me produjo tras la respuesta de Norman Fernández a mi pregunta por la imagen que acompaña esta nota. Y lo encontré a través de Todocolección, en una librería de Bilbao. Recién recogido y antes de leerlo (me lo dejo para el fin de semana), me llamaron la atención los detalles:
  • El cómic huele a papel barato un poco envejecido por los quince años que han pasado desde su edición, de modo parecido a como creo recordar que olían las novelitas de serie negra que compraba o cambiaba hace muchos años en los quioscos de barrio.
  • Otro detalle: El nombre de Jiro Taniguchi no había perdido aún la h: se escribía Jiroh Taniguchi...
  • La frase de la contracubierta es una invitación a la lectura y a la vez toda una declaración: "Nadie descubre la auténtica soledad hasta el momento de enfrentarse a su propia muerte"
  • Más: Un interesante prólogo de Andreu Martín, donde critica la campaña de promoción de la lectura de principios de los noventa, en la que un mono jugaba con un libro sin saber qué hacer con él más que ponérselo en la cabeza. A esta campaña, que parece considerar propia de burócratas o elitistas, contrapone el cómic que prologa, cuya lectura considera que es la mejor manera de promover el hábito lector y la capacidad de comprender las imágenes de la historia. Lectura de la imagen, función de educación lectora de los cómics y publicidad de la lectura son pues reflexiones que plantea ya el prólogo. Temas de los que hemos escrito en un libro sobre la imagen la biblioteca en la cultura de masas, con Tomás Saorín.
  • Un último detalle, un poco más misterioso: el guionista, Natsuo Sekikawa, responsable también de la adaptación de La época de Botchan, se niega a que figure su curriculum en la solapa, pues los editores aclaran en la solapa del cómic que respetan su voluntad de que no aparezca. ¿Quizás la poca valoración de su propia obra, o algún desacuerdo con los editores?
Tras estas observaciones previas (deformación de ex-bibliotecario), de un (h)ojeo rápido saco la primera impresión de que no parece ser el tipo de historia más habitualmente dibujada por Taniguchi: es una historia dura con las convenciones gráficas del género negro, alguna escena de sexo.... Si Taniguchi suele disfrutar recreando los detalles y los matices, y juega con múltiples tonos grises, la convención de la novela negra tiene que ver más con los contrastes y los claroscuros, y a eso se adapta esta "historieta", que es más de blancos y negros que de grises difuminados.
Taniguchi juega con la composición de la página, combinando de modo muy cinematografico diversos enfoques, primeros planos y vistas generales, cambios de ritmo... Se comprende y acepta la conclusión de Andreu Martín: "la enjundia de la historia, esos silencios densos, esas miradas profundas, acaban por convencer al lector para que vuelva atrás, y mire mejor, y lea mejor, y descubra esos 'mucho más' que se contienen en una historieta innovadora, tan dura como inteligente. Y al llegar a la última página, el lector vive la sensación de saber leer historietas mucho mejor (...). Es una campaña en favor de la lectura mucho más efectiva que esa extraña metáfora de los monos, los libros y los sombreros".
Pero ya está bien de rodeos, pues sin ellos esta historieta (que ya en la contracubierta se autodefine "Novela gráfica. Especial Manga) ya estaría leída.... Un comentario tras leerlo de verdad.

lunes, 14 de julio de 2008

Hiroshi en la biblioteca: Barrio Lejano

Hiroshi, el comerciante de 48 años protagonista de Barrio Lejano, vuelve a la adolescencia para revivir la época en que su padre abandonó a la familia.

En este ejercicio de revisión de la historia personal y familiar regresa al instituto, y en éste pasa por la biblioteca del centro, así como por la de un amigo que ha conservado los libros de su abuelo.

La biblioteca es un lugar de encuentro con una compañera del instituto, y en la de su amigo se emborracha con una botella de whisky escondida.

En el hilo argumental de esta novela son momentos para mostrar las contradicciones que vive el protagonista entre su experiencia adulta y su nueva edad.

Para nosotros, una referencia más de cómo los cómics a veces registran el paso por las bibliotecas de sus personajes...




domingo, 13 de julio de 2008

Vidas y destinos cruzados: Mátame de David Lapham, Metralla de Rutu Modab y Café Budapest de Alfonso Zapico

Mis últimos tres cómics han sido lecturas entrecruzadas por azar: las he leído a la vez y quizás por eso he visto en ellas un sentido común, y por otra parte, omnipresente en la literatura y en la vida: la relación entre proyecto personal y contexto, entre deseos y destino, sobre todo cuando se vive en un mundo o en una sociedad en conflicto que supera a los personajes.
La primera es Metralla, de Rutu Modan, una novela en la que un hijo y la amante del padre buscan a éste tras su desaparición, causada aparentemente por un atentado en Tel Aviv. Su recorrido buscando al padre es un intento también de comprenderlo y ajustarle las cuentas. Algo que, salvando las distancias, han hecho muchos escritores a través de la literatura desde la magistral Carta al padre de Kafka. Tema que también, por supuesto, está en novelas de Taniguchi como El almanaque de mi padre y Barrio Lejano, aunque en éstas se antepone el deseo de superar los traumas de la relación, causados por la separación o el abandono en la infancia o la adolescencia.
Mientras tanto también leía Café Budapest, conmovedora novela de Alfonso Zapico en la que un joven violinista judío y una muchacha árabe repartidora de fruta se enamoran e intentan vivir su amor por encima de la historia. El escenario es el convulso Jerusalén posterior al final de la segunda guerra mundial, cuando se está repartiendo la ciudad y se crea el estado de Israel. Una madre marcada por el horror de Auschwitz y la tortura de su esposo, la división de Palestina, la ruptura de la tradición de convivencia de la ciudad, encarnada en el Café del tío Josef, y sobre todo el deseo de salir adelante pese al dolor y el conflicto son los elementos que hace de ésta una emocionante novela.
Y por último se me ha cruzado igualmente la lectura de Mátame, excelente novela negra de David Lapham. Una historia de amor imposible en la que el protagonista intenta por encima de todas las adversidades recuperar a su amor de adolescencia, convertida en mujer fatal. Otra forma de cruzarse vidas, tiempos, muerte y destino…
Juntas y por separado me han hecho pasar buenos ratos, pues combinan delicadeza, desgarramiento, pasión, amor, dolor y alguna que otra esperanza.

martes, 8 de julio de 2008

La protección de Tintín limita la difusión de la obra "Tintín y el loto rosa" de Antonio Altarriba

Leo con tristeza en La cárcel de papel la nota "Tintín ya no vive en Moulinsart" que recoge una carta de Antonio Altarriba y Paco Camarasa sobre el libro que publicaron en Ediciones de Ponent
donde el primero recreaba la supuesta evolución del personaje en estos términos: "Haddock ha caído en el alcoholismo, el profesor Tornasol ha ingresado en una sanatorio psiquiátrico y –lo peor- Milú ha muerto. En un intento de superar la depresión, Tintín recupera su profesión de reportero. Pero los tiempos han cambiado y sólo encuentra trabajo en la prensa sensacionalista del corazón. A partir de ahí lo embarco en una aventura muy 'tintinesca' en la que, escéptico y adulto, acaba iniciándose en el sexo". Pues bien este homenaje ha sido considerado por los actuales herederos de los derechos una alteración de la "esencia del personaje", obligando a no volver a editar el libro.
No conozco las razones de la Sociedad Moulinsart para haber instado a los autores a no continuar difundiendo su obra. Por más que Hergé fuera celoso de su obra, creo que la vida de los personajes se escapa por fuerza a sus creadores para tener la suya propia, y los sucesivos autores lo recrearán igual que hace cada lector en el proceso de lectura. Me parece una medida excesiva, equivocada y triste por lo que tiene además de censura de la creatividad de los demás bajo la coartada de una protección excesiva. Son las incoherencias de la defensa de la propiedad intelectual en un mundo donde la información que circula e incluso la figura de la autoría está muchas veces en cuestión.

Encontrar El almanaque de mi padre en tiendas de cómics

De El almanaque de mi padre hay en las librerías sólo una edición de Planeta en tres pequeños volúmenes (aún al sorprendente precio de 4,15 euros). Es una edición bastante floja en cuanto a papel, formato, impresión..., y está pidiendo a gritos una nueva edición en un único volumen de mayor tamaño, mejor papel, impresión cuidada que haga honor al contenido, y no sé por qué Planeta no lo hace... Lo extraño es que aunque a veces parece agotada, suele reaparecer en las librerías cuando se pide al librero que la sirva.

Como obra de referencia, la he comprado bastantes veces. Y aquí tengo que hacer un pequeño comentario y loa de la pequeña librería especializada de cómics, una institución que todos deberíamos mimar un poco más. No encontraréis este cómic en las FNAC (creo que nunca lo han tenido), tampoco estaba ayer en Norma comics (aunque aquí si creo que lo suelen tener)... Está en Madrid Comics, en Arkham (donde lo compré ayer en Barcelona), en Historietas en Murcia...

jueves, 3 de julio de 2008

Repertorio de trabajos publicados de Jiro Taniguchi


He encontrado en Bibliographie de Jiro Taniguchi un repertorio muy exhaustivo de las obras publicadas por Jiro Taniguchi, con una galería de portadas e ilustraciones de todas sus obras en las ediciones originales japonesas. El inconveniente del sitio es el exceso de banners o pop-ups publicitarios que se abren, pero permite conocer obras ya disponibles en Francia y con muy buena pinta, como Zoo in Winter o La montaña mágica. En línea con trabajos como El almanaque de mi padre, la reconstrucción de la juventud, lo biográfico, en un tono enormemente sensible.