miércoles, 30 de diciembre de 2009

Dos años de viaje de Darwin, de José Fonollosa: Tierra de Fuego y La Pampa

Ya he acabado los volúmenes dos y tres de El viaje de
Darwin.
Así que ahora a esperar el cuarto, y no se si hay quinto....

Aparece el peligro, el encuentro con cosas desconocidas y poco comprensibles, las sombras y los temores. Pero Darwin los va afrontando y se va fortaleciendo con ellas. Frente a su avance, el deterioro del capitán del barco, rígido y obsesivo, encerrado en su camarote, es un contrapunto.


Y un encuentro casual: Otro Darwin de cómic, dibujado por el amigo Juan Álvarez: un cuaderno ilustrado con la historia del científico, hecho para la Semana de la Ciencia de la Región de Murcia 2008, y también con encanto.

martes, 29 de diciembre de 2009

Seth documentándose en la Toronto Reference Library

En "La vida es buena si no te rindes" (Sins entido), una lectura que tengo a medio y me está encantando, Seth tiene que ir a una biblioteca pública en Toronto para intentar encontrar más información sobre uno de sus adorados dibujantes del New Yorker.

Así queda reflejada. No es que le se de gran ayuda, pero se vislumbra un encuentro...:

Tatsumi como usuario de bibliotecas de préstamo

Entre los precedentes de las bibliotecas públicas están estos kashibon japoneses, que no conocía, pero que tienen equivalentes en nuestros países: sitios donde se podía alquilar libros para leer o llevar en préstamo por cantidades pequeñas. Una respuesta a la demanda de lectura de muchos grupos de personas con poca capacidad adquisitiva.

Es una imagen de Una vida errante, de Yoshihiro Tatsumi, cómic que estña lleno de referencias al mundo de la lectura de tebeos, de su edición, de su creación, de la evolución de sus públicos...


Ahora esa función social que refleja la imagen de Tatsumi la hacen las bibliotecas, y cada vez con más eficiencia. Hoy lo explica en la última de El País la presidenta de la Asociación Americana de Bibliotecarios, Camila Alire: "En EEUU hay más bibliotecas que McDonal's".

Esta gran bibliotecaria participó el diez de diciembre en una Jornadas en el Instituto Cervantes de Madrid, así como en una Mesa Redonda sobre bibliotecas y derechos humanos en la Universidad Complutense y otras actividades relacionadas con la revista Educación y Biblioteca, gracias a la ayuda de la Embajada de Estados Unidos en Madrid.

Un Vaquero lector de novelas de kiosco....

Los simpáticos personajes de Vaquero, de Jordi Pastor, homenajean a las novelas del oeste de los años sesenta y setenta, a través de que muchos nos hicimos lectores...
Un ejemplo más de la enorme variedad de las bibliotecas personales que los cómics dejan ver.
Todo este mundo se está también homenajeando en "Amar en tiempos revueltos": el personaje interpretado por Pep Munné es un escritor republicano represaliado que tras salir de la cárcel se dedica a escribir novelas del oeste bajo seudónimo.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Un regalo bibliotecario: La edición del cómic "El asombroso caso de los personajes extraídos de la literatura", presentación de Biblios

El asombroso caso de los personales extraídos de la literatura, de Gerardo, Marco y Macías Prieto, es el título del cómic con el que la Biblioteca Pública Provincial de Huelva presenta a Biblos, su superhéroe bibliotecario.

Ha sido una alegría verlo en el casillero de mi correo, algo inesperado un día como hoy en mi Facultad casi desierta. Hay que dar las gracias y la enhorabuena por la apuesta hecha al director de la biblioteca, Antonio Agustín Gómez.

Una nota bibliotecaria: Cuando lo vió el bibliotecario del Instituto Cervantes en Chicago, Salvador Vergara, lo confundió con Superwhy, un personaje de animación estadounidense experto en encontrar respuestas de todo tipo, y que tiene un gran impacto entre los niños de allí.

Los personajes son muy diferentes, pero la idea puede tener elementos comunes: buscar la identificación con ese personaje que nos acompaña por el mundo de la información, que es buen investigador, explorador de la información y que descubre a través de la lectura lo que quiere aprender, disfrutar o comprender.

Una oportunidad en el infierno, de Beto Hernández

Una oportunidad en el infierno, de Beto Hernández, muestra tres momentos de la vida de Princesa, una muchacha abandonada a su suerte entre vertederos, lucha por la supervivencia, crueldad, marginación..., y no sabemos si algún brote verde. Una novela de estilo duro y crítico.

Una buhardilla en París, de Sergio Meliá

Una buhardilla en ParísSergio Meliá es una historia sencilla, con su parte romántica y su parte de intriga y fatalidad. Un chico que intenta ser escritor se reencuentra con su amor del instituto unos años después. Está muy bien dibujada, con línea clara y escenarios creíbles del París en que se desarrolla la historia. Y Marcos tiene en su buhardilla una pequeña biblioteca...
, de

domingo, 27 de diciembre de 2009

El viaje de Darwin, de José Fonollosa

Me animé a comprar El viaje de Darwin para que José Fonollosa me hiciera un dibujo durante Expocómic, y leerlo ha sido un placer. Es el primer volumen de cuatro, en los que se nos cuenta la expedición de Darwin a través de la cual pudo ir concibiendo la teoría de la evolución.
A través de su relato vamos comprendiendo la figura de Darwin: El interés por la observación, el respeto por la naturaleza y la capacidad para interrogarla e interrogarse para llegar a producir un cambio revolucionario de paradigma en la Biología...
La crónica es a la vez didáctica y amena, y nos deja ver también a la persona que había detrás del científico, que también evoluciona a la que vez que viaja y se aleja de su vida sedentaria y segura para adentrarse en terrenos inexplorados, selvas o ciudades muy diferentes de las de su mundo occidental.
Ahora tendré que seguir comprando los siguientes volúmenes, pues es de las obras que quiero tener en mi biblioteca.
Darwin hizo un viaje, pero como dice Fonollosa, éste nunca acaba. Yo esto lo interpreto en términos bibliotecarios: cada vez que un lector se acerca a la biología, a las teorías de la evolución o al estudio de la Naturaleza, está continuando el viaje de Darwin, aprendiendo a través de la lectura a hacer su propio viaje.
Y un paralelismo con Taniguchi: el naturalismo de Seton, el entrañable personaje del que esperamos su cuarta historia (Oso), aunque habrá que esperar bastante, me temo. Casualmente la caseta donde Fonollosa firmaba estaba junto a la de Ponent Mon en Expocómic, y el editor me dejó entrever la complejidad para gestionar los derechos de publicación de este cuarto volumen....
Entretanto veremos pronto Un zoo en invierno, otra obra con un toque naturalista de Taniguchi, y a la vez un relato autobiográfico: Taniguchi nos recuerda su propia juventud mientras dibujaba animales para ejercitarse.

sábado, 26 de diciembre de 2009

Georg Sprott, de Seth

Debo reconocer que a veces hay títulos cuya riqueza, matices y aciertos son muchos, pero que me cuesta leer. Quizás su propia densidad o el momento personal me hacen no disfrutarlos. Eso me pasó hace un tiempo con El Judío de Nueva York, de Ben Katchor. Y ahora me ha pasado con Georg Sprott, de Seth. En éste cómic se realiza un magnífico acercamiento biográfico a un periodista y a través de distintas historias nos va presentando su personalidad: recuerdos, anécdotas, entrevistas nos van mostrando la personalidad y la psicología del personaje, en una especie de Ciudadano Kane en versión cómic que nos adentra en su vida, y en cierto modo en su época y la de los medios de comunicación en los Estados Unidos. Se trata de recomponer el puzzle que es toda vida a través de algunas piezas Quizás más adelante pueda leerla con mejor predisposición, y descubrir de la mano de Seth los matices de una vida a través de sus documentos.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Vaquero, de Jordi Pastor

Vaquero, de Jordi Pastor, es un cómic simpático, que homenajea las novelas y tebeos del oeste de los años sesenta, a través de las aventuras de varios actores-estatua de las Ramblas barcelonesas.
La edición, cubierta, tipo de papel y dibujo se encaminan a ese homenaje a escritores de pseudónimo, textos con varias posibles lecturas e historias de buenos y malos.

jueves, 24 de diciembre de 2009

El gusto del cloro, de Bastien Vivès

El gusto del cloro, de Bastien Vivès (Diabolo) es un cómic bien editado y con un encanto especial. No cuenta nada: un chico va a nadar a una piscina pública para mejorar de un problema de la espalda, y allí conoce a una chica. Pero son ciento treinta páginas que se deben pasar lentamente y disfrutarlas.
Logra recrear el ambiente, las sensaciones, los progresos, los deseos que van apareciendo, en ese entorno de agua, que el autor dibuja y consigue muy bien, trasladándonos al ambiente de la piscina: tonos verdes y azulados, reflejos, perfiles de figuras desdibujados un poco la densidad del agua o el vaho que se pega a las gafas, los movimientos de la natación en la superficie o buceando, los momentos de contacto casual con otros nadadores, la sensación de humedad y calor que emana del agua, e incluso el gusto del cloro...

La experiencia de ir a nadar a una piscina que transmite este comic me resulta muy real, de hecho lo hago casi a diario. Y con ella me pasa, como cuando voy con la bici o a correr un rato, que a lo largo del ejercicio me voy abstrayendo, empiezo a pensar en cosas que tengo que resolver, o se me ocurre alguna idea, o comprendo algo que me resultaba problemático... Son momentos de aislamiento de lo concreto o de soledad, pero que me devuelven en cierto modo con ánimo renovado.

Y enhorabuena a Diabolo Ediciones por publicar libros así.
Para saber más, la reseña de Vicente Funes en Comictecla 30

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Una vida errante, de Yoshihiro Tatsumi, dedicada a dibujar

Una vida errante, de Yoshihiro Tatsumi, es la autobiografía de este gran autor, que a la vez permite comprender la evolución del manga en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial y el Japón de esos años. Es una obra que sabe dar pinceladas históricas y sobre la sociedad japonesa, y así comprender las influencias culturales, el cine o la llegada de la televisión.

Muchas cosas llaman la atención en las más de ochocientas páginas que ocupan la historia en dos volúmenes: La perseverancia del autor desde niño por dibujar, por llegar a los editores y ser parte de ese mundo donde la referencia era Tezuma. La intensidad del trabajo, la voluntad de innovar, la dificultad de nuevos proyectos editoriales...

Tatsumi es bastante discreto en cuanto a su vida personal y solo nos cuenta algún factor personal muy relevante, como la relación con su hermano o algún enamoramiento. Pero es incansable contándonos su propia evolución como dibujante y la del manga en general, los gustos de los lectores, la manera de leer, de ilustrar las portadas, de crear series..., y en particular de crear una corriente de manga, el Gegika, que se dirigió al público que ya se estaba haciendo adulto y necesitara historias nggras, de suspense o intriga...

Desde luego, Tatsumi demuestra que ser un maestro no es fruto de la casualidad, sino de un trabajo enorme, de la experimentación, de la perseverancia... Ahora comprendo mejor el estilo narrativo y la visión del mundo que destilan las recopilaciones que había leido hasta ahora de Tatsumi: La gran revelación, Venga las joyas, Infierno, todas ahora saldadas y encontrables al cuatro euros).

lunes, 21 de diciembre de 2009

El erizo: peceras, cómic y bibliotecas. Y Gigante: más cámaras.

Estos días he visto una película recomendable: El erizo, dirigida por Mona Achache Se basa en la novela La elegancia del erizo, de Muriel Barbery (Seix Barral).
Dos personajes protagonistas, a su manera solitarios, marginales, lúcidos y sensibles: Renée, una portera que interpreta su papel de mujer tosca y huraña como forma de ocultarse de los demás, pero que realmente es sensible, gran lectora y amante de Tolstói y su Ana Karenina. Y Paloma, una niña muy lúcida que ve la vida de los demás, y en particular la de su familia, como un sinsentido, una vida parecida a la de los peces que solo salen de su pecera al morir. Para ello graba continuamente con una cámara de vídeo todo lo que le llama la atención, con especial hincapié en las neuras de su madre.
Hay varias referencias queridas en este blog: La niña es lectora de Jiro Taniguchi, y compara su empeño de hacer una película para explicar su deseo de morir, con el esfuerzo de los héroes alpinistas de Taniguchi, que aspiran a llegar a toda costa a la cima en las condiciones más duras.
Y además Paloma usa los cómics para expresar sus sentimientos y sus visión de las cosas: Dibuja y anima el erizo que representa la vida de la portera, que esconde su mundo interior para protegerlo tras su vida de portera. Y también dibuja la biblioteca en la que lee a escondidas Renée y da alas a sus libros.
Aunque la novela, que no he leido, ha sido acusada de pedantería, la película me ha gustado. La niña evoluciona desde la visión del pez atrapado y sin salida a la del erizo, que puede ocultarse del entorno y puede en cierto modo liberarse a través de la lectura... En el trailer pueden verse algunos de los dibujos que aparecen en la película:
Casualmente he hecho otra conexión imprevista: Acabo de ver también Gigante, de Adrián Biniez, una película en la que otro personaje solitario, Jara, observa el mundo a través de la cámara, y a través de ella se enamora. El chico es un vigilante que pasa horas controlando las cámaras de seguridad de un Hipermercado, hasta que su atención se detiene en una limpiadora de la que se enamora, Julia, pero que no se atreve a abordar por su timidez. Personas también sensibles que esconden tras su trabajo rutinario deseos que no saben expresar.

Partida de caza, de Bilal y Christin

Partida de Caza (Norma) de Enki bilal y Pierre Christin es, en mi opinión, un cómic con mayúsculas, tanto por el dibujo como por el guión de Christin. El encuentro para una partida de caza es la ocasión para un ajuste de cuentas con la historia y con algunos de sus protagonistas, dirigentes corruptos en la etapa final de los regímenes de la Europa del Este previa a la Caída del Muro de Berlín o la Perestroika.

domingo, 20 de diciembre de 2009

Barrio Lejano, de Jiro Taniguchi, y Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak: conexiones no tan extrañas

Ponent Mon ha sacado hace unas semanas Barrio Lejano en un volumen, con una nueva cubierta en color muy bonita, con la alusiva sombra del protagonista entrando en la escena de su pueblo años atrás.

La posibilidad de tenerlo en su solo volumen y más económico compensa en parte la pequeña reducción del tamaño respecto del original, aunque sea algo que lógicamente incomoda al lector. Y la publicación de reediciones es un modo de encontrar nuevos lectores y de reactivar la vida de una obra y un autor que es referente para su editorial, que está reemprendiendo una nueva etapa.

Recordemos el tema: en Barrio Lejano el protagonista, Hiroshi, es un hombre de 48 años que vuelve sin saberse muy bien cómo a la adolescencia, y en ella revive la época en que su padre abandonó a la familia, la perplejidad, incomprensión y dolor que aquello le causó. Ahora lo vueve a pasar con la la experiencia y la visión del adulto. Es, por tanto, una historia sensible que trata de cómo reconciliarse con las propias circunstancias, que no esta demás volver a recomendar.


Pero al releer estos días Barrio Lejano le he encontrado un paralelismo con otra obra totalmente diferente, pero también universal: La magistral Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak, de actualidad de nuevo por la estupenda película que se acaba de estrenar. Cuento que he contado y hecho ver muchas veces a mis alumnos...

Dos obras que acaban de reaparecer de distinta manera, aunque también de Barrio Lejano se dice que se está haciendo una película.
Mi conexión: son dos obras que admiro, y al fin y al cabo, en ambas el protagonista sale de su mundo para hacer un viaje imaginario que le ayuda a enfrentar sus fantasmas y regresar con más sabiduría y madurez al calor del hogar, a pesar de la posibilidad de quedarse o cambiar el pasado...

El sueño de Meteor Slim, de Frantz Duchazeau

El sueño de Meteor Slim, de Frantz Duchazeau, es la historia de un cantante de blues, que vaga con su guitarra intentando tocar en bares y triunfar como músico. La soledad del camino, las dificultades, las borracheras, los dueños de los bares, las relaciones de una noche..., van marcando la vida de este hombre que por el jazz deja casa, trabajo y esposa embarazada.... Es "la tragicómica búsqueda de un hombre que intenta escapar de su mísera condición ayudado de sus dotes artísticas".
El estilo con que se cuenta la historia, el ritmo, el lapiz de trazo sucio, se integra totalmente en la historia, el ambiente y la época en que pasa la historia: los años treinta del siglo pasado, y el mundo del jazz, su dureza y romanticismo.
Es un comic que merece la pena, se puede leer en veinte minutos o recrearse en él durante horas.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Cómic bibliotecario: Biblos, de la Biblioteca Pública del Estado de Huelva. El asombroso caso de los personajes extraidos de la Literatura

Un buen colega, Antonio A. Gómez, responsable de la Biblioteca Pública de Huelva, está anunciando la presentación el próximo día 10 de un cómic con protagonista bibliotecario: "Biblos, superhéroe de biblioteca". Su fin parece ser acercar la biblioteca de modo didáctico y divertivo a los usuarios jóvenes.
Tiene también amigos, como Marcapáginas o Surferbook, y una exposición que puede circular para darlo a conocer: "Hemos apostado fuerte por nuestro superhéroe y le estamos rindiendo tributo con una exposición que durante todo el mes de diciembre ocupará el vestíbulo de entrada de nuestro edificio. Catorce paneles de gran tamaño que ilustran diferentes aspectos de los personajes y las escenas más espectaculares de esta primera aventura. Una exposición que nace con el ánimo de brindarla, en un futuro, a otras bibliotecas que nos la soliciten. En definitiva, los profesionales que trabajamos en bibliotecas estamos de enhorabuena y podemos sentirnos reconfortados porque, por fin, contamos con nuestro propio santo patrón en el Olimpo de los superhéroes". "Desde la Biblioteca Provincial de Huelva hemos promovido la creación de un personaje de cómic; un superhéroe que simboliza la defensa de la cultura escrita y de lo que las bibliotecas representan. El nombre con el que le hemos bautizado, como no podía ser de otra manera, es el de Biblos. Hemos querido utilizar el lenguaje visual del cómic para presentar de una forma atractiva para los adolescentes, los nuevos y los tradicionales servicios que les ofrecen las bibliotecas, urdiendo para ello una trama argumental en la que toda una legión de personajes extraídos de las obras clásicas de la literatura universal deambulan perdidos por nuestro edificio". Enhorabuena por la idea.
Y también tiene su spot en Youtube: