viernes, 26 de marzo de 2010

Stitches, de David Small

David Small cuenta en Stitches, una infancia muda, la historia de su propia infancia, bastante desgraciada. Saqué este cómic de la Biblioteca Regional de Murcia junto a otros dos que no me han dicho nada, devueltos sin leer para que encuentren otros lectores. En cambio devoré estos "puntos".
Nacer en una familia donde parece que no te quieren o no te aceptan, tener un tumor o perder la voz son algunas de las muchas cosas que marcan los años jóvenes del autor, que nos explica en imágenes su retraimiento y evolución.
El cómic se lee muy rápido, el dibujo ilustra muy bien las sensaciones de este muchacho superado por las circunstancias pero que logra ir suturando sus heridas. La complejidad de la relación con los padres y la propia vida de éstos, la ayuda de un psicólogo, la superación de las dificultades o la aceptación son aspectos que hacen interesante este cómic.

viernes, 19 de marzo de 2010

Surfing on the third wave, de Miguel Angel Martín

Surfing on the third wave, de Miguel Ángel Martín, y publicado en coedición por Rey Lear y Sins entido, es un cómic en la línea temática y estilística del autor. Un dibujo de linea clara y colores planos anaranjados, rosas, lilas, amarillos o azules, donde aparece con frecuencia y naturalidad el rojo de la sangre. Un mundo futuro urbano y tecnologizado, caracterizado por los avances genéticos que llevan a la manipulación, la ausencia de sentimientos de culpa en personajes que mantienen diálogos triviales sobre la automutilación de sus genitales, diversas formas de práctica de la sexualidad relacionadas con el sadomasoquismo, la diversión a través del riesgo extremo, el ejercicio natural de la violencia y la crueldad hacia los otros, a veces pero no solo vinculada a personajes racistas o nazis....
Una visión negativa del futuro próximo que se nos presenta sin juzgar, con una verosimilitud que lo hace plausible, y que obliga al lector a pensar y confrontarse con esa realidad.

Lectura que me gusta, documentada e inteligente, y que al mismo tiempo me conmociona. De eso se trata también en el cómic, aunque la progresiva insensibilización social ante la realidad que nos muestran los medios de comunicación quizás obligue al autor, para seguir en su línea temática y seguir llamándonos la atención, a extremar los argumentos hasta puntos que puede que nos hagan desear dejar de leer.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Rosalie Blum, de Camille Jourdy

Aprovechando que el tercer volumen de Rosalie Blum, de Camille Jourdy, acababa de llegar a la Biblioteca Regional, aproveché para llevarme en préstamo y leer toda la obra de un tirón. Y merece la pena hacerlo. Es principalmente una historia con encanto de personas corrientes, en la que surge una cierta intriga, que nos va haciendo desear conocerlas y comprenderlas mejor.
Acabar cada volumen provoca el deseo de seguir con el siguiente, y en cada uno de ellos se amplían los personajes y los matices. Un peluquero en una cierta crisis de pareja, una madre dominante, una tendera misteriosa, una sobrina y sus estrafalarios amigos... detalles que insinúan un problema o una obsesión y nos van planteando incógnitas... la autora va consiguiendo suscitar nuestra curiosidad por comprender esas vidas corrientes y disfrutar con sus circunstancias.

domingo, 14 de marzo de 2010

Sargento Rock, Yossel: dibujos de Joe Kubert en Granada

Una escapada rápida al XV Salón del Comic de Granada, donde me gustó poder ver a Joe Kubert y que me hiciera un dibujo de Yossel, el dibujante adolescente del guetto de Varsovia que pudo ser él mismo si su familia no hubiera emigrado siendo casi recién nacido a los Estados Unidos.

Recompré Sargento Rock, que me volvió a vender Jordi de Comic Hunter, para que me lo dedicara, y le pedí el dibujo que ahora copio aquí, y que me hizo tras media hora larga de cola entre fans un poco impacientes. Mereció la pena, desde luego.
"Sargento Rock, entre el infierno y algo peor" es un magnífico cómic que mezcla el género bélico (ambientado en el final de la segunda guerra mundial) con la intriga de unos asesinatos.

Y la historia de Yossel es mi obra favorita de las que conozco de este veterano dibujante, pionero de la enseñanza del cómic y de otras muchas cosas.

Un lujo verlo dibujar y complacer afablemente a todo el mundo, incluyendo al fotografo de El País al que le hizo este Tarzán para acompañar la crónica "Una cita con la fantasía", publicada en la edición de Andalucía.

Y muy interesante también la exposición de originales David Mazzuchelli, traída desdel el Museo del Comic de Nueva York a la Biblioteca de Andalucía.
(Gracias, Amancio por las imágenes)

Martha Jane Cannary. La azarosa vida de la llamada Calamity Jane

"Martha Jane Cannary. Los años 1852-1869" ha sido una de mis (pocas) compras en el Salón del Comic de Granada. Forma parte de los grandes comics saldados por Ponent Mon, con dibujo de Matthieu Blanchin y guión de Christian Perrissin. Entre leyenda y realidad, cuenta los primeros años de la conocida como Calamity Jane, valerosa mujer aventurera y exploradora de la segunda mitad del siglo XIX, que sobrevivió en el oeste americano pasándose a veces por hombre. Historia de supervivencia llena de épica, dibujada de modo sencillo pero muy expresivo. Ahora a esperar la publicación del volumen segundo con nuevas aventuras....

lunes, 8 de marzo de 2010

Kafka, de Robert Crumb y David Zane Mairowitz

En una carta a Oscar Pollak, Kafka escribió sobre la lectura una frase que me encantó, que he puesto en camisetas y en marcapáginas de Editum, y que muestra cómo se las gastaba este buen hombre: "Creo que sólo deberían leerse libros que a uno le muerden y le puncen. Si el libro que leemos no nos despierta como un puñetazo en el cráneo, entonces ¿para qué leemos el libro?... Lo que necesitamos son libros que hagan en nosotros el efecto de una desgracia, que nos duelan profundamente como la muerte de una persona a quien hubiésemos amado más que a nosotros mismos, como si fuésemos arrojados a los bosques, lejos de los hombres, como un suicidio, un libro tiene que ser el hacha para el mar helado que llevamos dentro". (en negrita lo que llegó a las camisetas). (¿Un aviso para editores?).
Y Milena, quizás la mujer que mejor lo entendió, cuando Kafka murió afirmó que fue "un hombre condenado a mirar el mundo con una claridad tan enceguedora que éste le resultó insoportable y se encaminó hacia la muerte".
Gran escritor y hombre extraño, complejo, atravesado por su relación con su padre, por su condición judía y su historia, por su relación con las mujeres, su debilidad física y sus neurosis..., efectivamente escribe libros con una enorme lucidez, y que intentan romper nuestro hielo interior. Libros que nos conmueven, cuestionan y presentan las contradicciones de las normas sociales, la vida y su lógica implacable hacia la muerte.
Textos tan impresionantes como La colonia penitenciaria, El artista del hambre, El proceso o La metamorfosis, pero que Kafka tuvo la voluntad de que no le sobrevivieran, a pesar de tener el poder que él mismo exigía a las obras dignas de ser leídas.

En Kafka, publicado por La Cúpula, que ya editó America, Robert Crumb dibuja e interpreta la vida y la obra de este escritor referente del siglo XX de la mano del resumen de David Zane Mairowitz. Componen un muy buen "Kafka para principiantes", lo que no es sencillo. A medio camino entre cómic y libro ilustrado, cuentan la vida y explican muchas de las obras de Kafka sin simplificaciones, con capacidad de síntesis, bien documentados y haciendo comprensibles la relación entre su vida y su obra, así como su repercusión posterior. Muy recomendable para introducirse en la lectura de Kafka, desde un estilo e intencionalidad de Crumb, que no le es lejana en lo que tiene de sarcarmo y absurdo.

(Texto de Kafka tomado de Klaus Wagenbach: "Kafka, en testimonios personales y documentos gráficos". Madrid, Alianza, 1970).

martes, 2 de marzo de 2010

Arlerí, de Edmond Baudoin

Arlerí, de Edmond Baudoin, cuenta el diálogo de un pintor mayor y su joven modelo, a través del cual Baudoin repasa su visión del amor, los deseos de los hombres y las mujeres, sus relaciones y diferencias. Una visión sincera, apasionada pero también un poco distanciada a través de la ancianidad exagerada de su otro yo que es el pintor. Arlerí es el apodo infantil del protagonista, un pájaro caprichoso al que se le atribuye falta de cerebro, y con el que el autor se identifica, como todos, con el niño que fue.
El dominio innegable de la acuarela logra un dibujo muy bonito, de trazos variados, seguros, con el consigue mucha belleza. Se le podría achacar narcisismo o esteticismo, pero al fin y al cabo, aunque dibuje para sí mismo al hacerlo nos deja lo que a nosotros nos gusta: una historia personal con la que mirarnos.