sábado, 30 de marzo de 2013

La infancia de Alan, según los recuerdos de Alan Ingram Cope, de Emmanuel Guibert


La infancia de Alan, según los recuerdos de Alan Ingram Cope, de Emmanuel Guibert, es una nueva reconstrucción dibujada de la vida de Alan, de quien el autor ya nos contó buena parte de su etapa adulta, sobre todo en torno a su participación como soldado en la Segunda Guerra Mundial.
Lo que nos transcribe Guibert son los recuerdos, más que intentar reconstruir la vida de una forma novelada.  Lo hace casi como un historiador que estuviera trabajando con fuentes orales. Y a pesar de esa fidelidad casi documental, a través de la cual conocemos la época, el ambiente o la forma de vida, el cómic es enormemente cálido, entrañable.
Guibert conoció ya anciano a Alan, e igual que pasa cuando nos cuenta cómo en su juventud tuvo que venir a Europa como soldado, relata sus recuerdos con la aparente objetividad que proporciona el paso de los años, cuando se ha relativizado un poco la importancia de las cosas. Pero con ello también es capaz de mostrarnos la inocencia del niño con autenticidad: algunos miedos sobre la sexualidad, la muerte de la madre, la forma de ser de los abuelos y los recuerdos contados por éstos, las primeras vivencias recordadas, los cambios de casa, los primeros juegos infantiles... Y siempre opinando de todo con perspectiva, de un modo tranquilo. Sin dudas, uno de mis autores favoritos.