viernes, 3 de mayo de 2013

Monstruos, de Ken Dahl

Monstruos, de Ken Dahl, cuenta con todo detalle el proceso vivido por el protagonista desde que conoce que sufre de herpes. Como enfermedad a la que se atribuye la transmisión por vía sexual -aunque no solo llega por esta vía-, implica el aislamiento del enfermo, el temor a contagiar a otros, la culpabilidad injustificada, la documentación obsesiva sobre la enfermedad, la autoexclusión de las relaciones con los demás, los intentos de superación y de normalización de la vida...
Conocemos todo el proceso que a veces se cuenta con ironía, otras veces refleja crítica social (la dificultad para curarse sin ser adinerado en los Estados Unidos), otras veces nos habla de la propia estupidez. El autor se explaya y logra una obra creativa interesante, a veces didáctica y a veces agobiante, a partir de un proceso comprensiblemente hipocondríaco pero finalmente vivido con exageración. Una crítica mejor en La cárcel de papel.