martes, 26 de febrero de 2019

Manicomio, de Montse Batalla y Xevidom

Montse Batalla cuenta una historia basada en su propia experiencia en Manicomio, dibujada por Xevidom.
La protagonista tuvo a los diecinueve años una crisis que la acabó llevando a un internamiento psiquiátrico, del que le costó muchísimo salir. Una chica divertida y estudiosa, rodeada de buenas amigas y una pareja un poco problemática, que sin saber muy por qué llega a una situación de estrés que le produce unos síntomas -ansiedad, delirio, desorientación- que se empiezan a vincular con algún tipo de trastorno psicótico. Pasar de los ratos de estudio en la biblioteca de la Facultad de Letras, el trabajillo en el bar y las experiencias más cotidianas a una situación incomprensible fue algo muy duro. 
El cómic es, por una parte, una historia sincera de lo que le pasa a la protagonista haciéndonos ver que puede ocurrir en cualquier momento a cualquier persona. Y también es la puesta en evidencia de cómo es posible que psiquiatras rutinarios te diagnostiquen a partir de prejuicios y observaciones incorrectas, agravando el problema con medicaciones que anulan o dejan aletargado, en un marco de instituciones psiquiátricas de trato bastante deshumanizado.
Una obra que combina lo biográfico con la denuncia y el agradecimiento, y que hace pensar sobre las relaciones humanas y sobre un tipo de enfermedad, la psiquiátrica, en la que tenemos que mejorar mucho. Su complejidad, los estereotipos que la rodean, su impacto en uno mismo y en el contexto afectivo,  familiar y social la convierten en un reto para toda la sociedad: una sociedad que sea capaz de encajarla y ayudar a superarla.

No hay comentarios: