lunes, 19 de julio de 2021

El ladrón de libros, de Alessandro Tota y Pierre van Hove

El ladrón de libros, de Alessandro Tota y Pierre van Hove, es la divertidísima -y a la vez con su punto de acidez- historia de Daniel Brodin, un estudiante de derecho y poeta aficionado que calma su ansiedad robando libros. En lo que es una visión muy justamente irónica del mundillo cultural  del París de los años cincuenta, el protagonista irá deambulando hasta alcanzar un prestigio momentáneo al leer y atribuirse unos poemas. 
A partir de aquí Daniel podrá acceder a fiestas, ser colega de artistas alternativos, protagonizar acciones artísticas patéticas, abandonar los estudios, enamorarse, embarcarse en un robo de más calado y otros líos mientras empieza un cuaderno autobiográfico. 
Y nosotros vamos recorriendo de su mano el ambiente de las librerías, las editoriales, los cafés y en general de la vanguardia de esos años con algunos divertidos giros de guion. 
He leído este cómic como una invitación a reflexionar sobre los conflictos creativos en el mundo del arte y el propio proceso de creación, con un tono que invita a la desmitificación y a la crítica de la presunción o la impostura de algunos.

sábado, 3 de julio de 2021

Love me please. Janis Joplin, de Nicolas Finet, Christopher y Degreff

Love me please. Janis Joplin (1943-1970), de Nicolas Finet, Christopher y Degreff, es un acercamiento a la intensa y lamentablemente corta vida de la gran dama blanca de la música negra estadounidense. Fallecida a primeros de los años setenta -por una sobredosis probablemente accidental de heroína- cuando solo tenía 27, el cómic nos va llevando por sus relaciones y amistades, sus adicciones y sus etapas de desintoxicación, sus viajes on the road al modo beatnik, y sus grandes conciertos, del que Woodstock sería un hito.
A través de la historia vamos conociendo su espíritu rebelde y reivindicativo, su gran ansia de libertad, su intensa vitalidad o sus referentes en la música, mientras era capaz de salir de su ámbito familiar protector para entrar en los ámbitos marginales y transgresores, rompiendo los esquemas de lo que se esperaba de cualquier mujer a fines de los sesenta.
La editorial Aloha ha tenido el acierto de publicar en Spotify la playlist de las canciones citadas en el cómic, y así podemos recordar muchas de las influencias de la cantante, y algunas de sus canciones míticas, como "Me and Bobby McGee" que le "regaló" Kris Kristofferson.
La música de Joplin me llegó años después de su muerte, con el eco de la cultura hippie y de los grandes músicos malditos de su generación de amigos, como Jimi Hendrix o Jim Morrison, que como ella murieron con 27 años, y que nos fueron abriendo la mente al darnos a conocer cómo estaban rompiendo los jóvenescon lo establecido o lo esperado de ellos. 
Una pena la vida prematuramente truncada de tantos grandes creadores; quizás la última de la lista de fallecidas a los 27 sea la inolvidable Amy Winehouse. Leer este cómic me ha hecho querer saber más, así que he visto el documental Janis disponible en Filmin